Noticia: Nacho Zafra | Foto: El Dorsal |

El Córdoba CF ha hecho oficial este martes la contratación de Alfonso Serrano como nuevo director deportivo del conjunto califal. Serrano, llega tras la salida de Berges este pasado lunes es la primera piedra del nuevo proyecto de Jesús León para intentar recuperar la categoría de plata lo antes posible. Serrano será presentado en los próximos días.

A rey muerto, rey puesto. Si ayer desde el conjunto cordobesista se anunciaba la salida de la entidad de Rafa Berges, hoy se hizo lo propio con la llegada de Alfonso Serrano, nuevo responsable de la parcela deportiva. El vallisoletano, se convierte en nuevo director deportivo cordobesista después de que Jesús León haya recibido la negativa de otros nombres tales como Oscar Carazo (Recreativo), Dupi (Melilla) o Jorge Cordero (ex Elche).

Alfonso Serrano, de 48 años, al contrario que su antecesor en el cargo, Rafa Berges, posee una larga trayectoria al frente de la parcela deportiva de distintos clubes. De hecho, tras retirarse en el 98, pasó a formar parte de la secretaría técnica del Numancia, donde estuvo en el grupo de trabajo de la entidad soriana durante 4 temporadas.

Tras su etapa en el cuadro rojillo, estuvo 3 años en el club de su localidad natal, el Valladolid, antes de enrolarse en el club en el que más tiempo ha estado como es el Tenerife. Allí, en su primera etapa estuvo desde 2006 a 2008. Tras su salida del cuadro chicharrero, diferentes puestos en las parcelas de la secretaría técnica tanto de Recreativo de Huelva como del Málaga y Valencia.

Su segunda etapa en el Tenerife se abrió en el año 2014, donde estuvo hasta el pasado mes de noviembre. Allí, estuvo a punto de subir a Primera División, después de acabar 4º y disputar el play off de ascenso. En la entidad chicharrera, coincidió con ex cordobesistas como Oltra, Camille o Marc Bertrán. En Tenerife, no hablan demasiado bien de él, como se podía comprobar en los comentarios que llegaban desde la isla por RRSS, aunque habrá que ver su forma de trabajar aquí.

Ahora con su llegada a Córdoba, tendrá la difícil misión de recomponer la plantilla califal, la cual se verá descabezada prácticamente en su totalidad tras el descenso a Segunda B. Aunque lo primero que deberá hacer es designar al entrenador para la campaña 19-20. Empieza el baile.

Compartir

Dejar respuesta