Noticia: Jaime Pastor | Foto: Fran Pérez

La derrota del Córdoba CF ante el Sporting de Gijón evidencia la falta de compromiso del equipo. No hubo reacción respecto al partido ante el Extremadura. La intensidad y la concentración brillaron por su ausencia en momentos clave del partido. El Sporting aprovechó los fallos defensivos y remontó un partido en el que nunca llegaron a creer los locales.

Cuatro victorias en 33 partidos

Solo son cuatro victorias en 33 partidos de liga. Es el equipo más goleado (56) con amplia diferencia con el segundo (41). Es el segundo peor equipo en su estadio y el peor fuera empatado con el Nástic. No ganan desde la única victoria como foráneo (0-2 ante el Tenerife) y ahora visitan al Cádiz CF. El panorama es, cuanto menos, desolador. La segunda b queda más cerca que nunca con los diez puntos que le separan de la salvación.

Volvieron los errores defensivos, estos que llevan condenando al equipo desde el inicio de temporada. El empate evidencia la pasividad en la intensidad en jugadas con futbolistas del equipo rival a tu alrededor. El segundo de Carmona evidencia la falta de concentración que llevan arrastrando desde hace mucho tiempo ya. Lo peor es el nulo cambio de Almendralejo a hoy.

La permanencia más lejos

Si antes era difícil ahora es prácticamente imposible. La dinámica tan mala que lleva el Córdoba CF en liga no invita a pensar que volverá la épica como el curso pasado. Son diez puntos de diferencia con el CD Lugo (en realidad son siete por la victoria ante el Reus), pero parece insalvable esta distancia y no por las matemáticas.

La afición, soberana, volvió a dejar muestras de desencanto y decepción. La seguridad del club retiró dos pancartas (una señalaba a León ‘Tu gestión nuestra vergüenza ¡Gracias León!, la otra ‘Jugadores el escudo no se arrastra’) en mitad del partido, lo que cabreó aún más a una grada que no gana para disgustos.

Sensaciones, datos y realidades. El Córdoba CF no tiene vía de escape posible. El trabajo de la semana se ve truncado siempre por lo mismo. Remontar el vuelo parece imposible y más cuando el próximo partido es ante el Cádiz CF en el Ramón de Carranza. La realidad, la triste realidad, es la de que la segunda b queda más cerca que nunca. Es hora de que jueguen los que de verdad quieran al club, que son pocos, pero que los hay. Mejor jugar con todos los del filial, ellos sí se parten la cara por el escudo, antes que ver el esperpento de estos ‘profesionales’ en cada partido.

Compartir

Dejar respuesta