NOTICIA: Javier Jiménez | FOTO: La Liga

El Córdoba CF logró el pasado sábado una importante victoria contra el Tenerife a domicilio, en un partido en el que valieron los goles de Chus Herrero y Miguel De las Cuevas. Una contienda en la que Carlos Abad no pudo jugar por la cláusula del miedo, pero que cubrió a la perfección Marcos Lavin, manteniendo su portería a cero.

El conjunto blanquiverde se quitó este pasado fin de semana una losa de encima, después de ganar de forma contundente a domicilio la primera vez en la temporada y que los llena de confianza para el encuentro de la semana que viene contra el Granada en casa. Una contienda la del Tenerife en la que, los hombres de Curro Torres, fueron superiores al rival y cosecharon tres puntos que los acercan a la lucha de los puestos de permanencia.

Además de la mejoría en el juego y de los tres primeros puntos logrados a domicilio, uno de los puntos fundamentales del Córdoba CF fue la portería a cero. El cuadro califal, que visitó Tenerife sin su portero titular (Carlos Abad) debido a la cláusula del miedo, logró no encajar ningún tanto en los 90 minutos, algo que llevaba sin hacer desde el pasado 9 de diciembre (60 días), cuando empató a cero en la Romareda contra el Zaragoza.

Más de ocho jornadas en la que el Córdoba ha sido incapaz de quedarse con la portería a cero y que en algunas ocasiones han supuesto ver como perforaban su meta en más de una ocasión. 12 goles en contra en 9 jornadas. Una sangría que se cortó en el Heliodoro Rodríguez López y que supuso la primera victoria lejos del estadio El Arcángel y la primera del año 2019 (los últimos tres puntos logrados por el Córdoba fueron contra Las Palmas en diciembre).

Defensa de estreno que mostró la mejor versión del Córdoba atrás

Una mejoría la del equipo para lograr la primera victoria, que en parte vino por la solidez en defensa y por las pocas oportunidades que ofreció al Tenerife en ataque. La nueva y mejorada línea con tres centrales (Chus Herrero, Luis Muñoz y Miguel Flaño). Precisamente, de la cabeza de dos de ellos, llegó el primer tanto del Córdoba en el Heliodoro. Flaño peinó un balón que Chus Herrero se ocupó de meter dentro de la portería.

Además, el buen hacer de Loureiro y el gran debut de Menéndez en las posiciones laterales, también fueron fundamentales para cortar las acometidas de los locales y que Marcos Lavín no tuviera que sufrir en demasía contra la línea de ataque del Tenerife. Un partido redondo con portería a cero, que se encargó de cerrar Miguel De las Cuevas. Dos meses de goles que se cortaron de raíz y que deben servir de punto de inflexión para un Córdoba que solo piensa en lograr puntos de tres en tres.

 

Compartir

Dejar respuesta