Noticia: Rafa Aranda | Fotografía: Nacho Zafra

El entrenador del Córdoba B, Juan Marrero, ha hablado en sala de prensa para analizar el encuentro disputado contra el Arcos. 

Valoración del partido

“Un partido muy complicado, muy disputado. En la primera parte, ha sido nuestra por número de ocasiones, aunque han tenido una muy buena que ha sacado Llamas. En la segunda parte, aunque el peso del partido lo teníamos nosotros, han apretado, salían con mucho peligro, un par de buenas ocasiones. El Córdoba B sabe sufrir, ha sufrido esos momentos para en los últimos quince minutos tener el control y gracias a la insistencia el fruto de los tres puntos”, comenzaba Juan Marrero.

El papel de Ávila y Sarmiento

“Sabemos del recorrido de Fran Ávila”, afirmaba Marrero. Un jugador vital para él junto a Sarmiento: “Necesitamos también del apoyo de Sarmiento, ha hecho un buen partido y se lo merecía. Pero, han sido muchos centros de Ávila y el que ha ido raso y difícil de defender para centrales altos ha sido el gol. Creo también que en la primera parte hemos tenido tres o cuatro ocasiones que en las que podíamos haber marcado antes. Reconociendo que el Arcos es un equipo dificilísimo, con mucha intensidad, que tiene armas que en este campo pueden ganar a cualquiera. Hemos sabido sufrir y luego ha venido la recompensa”.

Sufrimiento y fortalezas

“Nosotros en la primera tuvimos tres o cuatro. Da igual el minutaje, hay que meterlas. Lo que no se puede es dejar en cero ocasiones a un equipo como el Arcos, y más como jugamos nosotros que lo hacemos muy arriba y con gente ofensiva pese a tener un punta. Hemos arriesgado también al tener el peso del partido, los errores en entregas significaban peligro. Pero hemos sabido gestionarlos”, comentaba Juan Marrero sobre el control del partido.

Analizando el juego aéreo y la actuación de los juveniles, afirmaba lo siguiente: “En juego aéreo hemos estado muy bien, sobre todo a balón parado, que es un rival muy peligroso. Destacaría a los dos centrales, Abraham y Álex, sobre todo el primero que es juvenil. También Moyano, siendo juvenil, o la entrada de Cano. Es el camino, que venga competencia, porque cuando la hay teniendo 14 o 15 futbolistas es bueno para el equipo”.

Los cambios y la portería a cero

“El cambio de Luismi era para dotar de fluidez dentro. El otro obligado por la lesión de Trabazo en el dedo, a ver lo que tiene. El otro juvenil por juvenil, buscando frescura y ese talento y calidad en último tercio para hacer más daño”, valoraba Juan Marrero. Y para finalizar, destacaba la portería a cero: “Llevábamos una racha de encajar que casi siempre estábamos con marcador en contra. Es importante la solidez, que el portero tenga buenas actuaciones, y sobre todo la línea defensiva. Aquí defendemos, ayudamos y volvemos todos, y cuando lo hacemos es más fácil dejar la puerta a cero”.

Compartir

Dejar respuesta