OPINIÓN: Pedro Navarro |

La vida es bella amigos como bien encabeza el artículo de hoy, los nuestros salieron al campo a verlas venir, de manera inteligente y sin prisas. El Alcorcón cogía las riendas del partido en sus primeros compases mientras el Córdoba aguantaba sus envestidas sabedor de que llegaría su oportunidad.

Una primera parte con posesión amarilla pero cabeza blanquiverde, esa fue la tónica del equipo, cayeron en la trampa de Oltra y nos salió bien la jugada, empate a cero al descanso con un nombre propio, Jonathan Bijimine. El central dejó claro que debe ser la pareja habitual de Deivid. Caro debutaba por la derecha con notable y Domingo Cisma, quién lo diría, un puñal por banda izquierda. Edu Ramos volvía al once para darle respiro al de Vallecas y acompañar a Luso, Juli y Guille en su línea, más Alejandro Alfaro y Rodri que daban movilidad a la zona de ataque. Ah, y Pawel Ranger otro partido de puerta a cero, no está de más destacar el dato.

Poco tardó en salir en la segunda parte Carlos Caballero para intentar darle sentido al juego cordobesista y lo consiguió, ya que sin hacer ruido, los de Oltra dieron un paso adelante para conseguir el único gol del encuentro. A partir de ahí, una extraña tranquilidad habitaba en todos y cada uno de nosotros, nuestro equipo se hacía con la posesión y al conjunto local solo le quedaba buscar a la desesperada a un David Rodríguez en horas bajas.

Que inteligente fue nuestro Córdoba ayer, tres puntos sin despeinarse seguro que pensarán muchos, pero qué tres puntos, los mismos que nos meten de lleno en la zona alta de la tabla con 11 de 18, buen promedio. Como siempre digo cordobesistas, toca ser feliz, estar tranquilo y mirar ya al Nastic del próximo sábado en el Reino. Se avecina un calendario tormentoso y todo lo que se saque bueno es, no podemos menospreciar el trabajo del equipo, se saca petróleo de un solar y, de momento, sigue funcionando la gallina de los huevos (a coste cero) de oro.

Con la victoria de ayer enmendamos el entuerto definitivamente del varapalo en Huesca situando al conjunto califal en puestos de privilegio y ahuyentando a los pájaros negros que sobrevuelan frecuentemente nuestra bendita ciudad. Sean felices amigos, aprovechen cada minuto viendo a nuestro equipo y recuerden que todo el mundo no puede ser del Córdoba, de ahí que la vida sea tan bella.

Compartir

Dejar respuesta

Current ye@r *