alejandro alfaro

Entrevista: José Correa | Fotografías: Cordobesismo |

Alejandro Alfaro (23/11/1986) es el capitán del Córdoba CF. Ante la mala situación que vive actualmente el club blanquiverde, últimos en la tabla y no dando buena imagen en los partidos, Cordobesismo ha querido conocer de primera mano la opinión de uno de los pesos pesados del vestuario, que manda un mensaje claro a toda la afición “

Si te dicen cuando se consiguió la salvación que a día de hoy el equipo iba a estar último y, sobre todo, en esta situación actual ni te lo hubieras creído…

Ni yo ni nadie de lo que vivimos aquello. Fue algo muy bonito, muy difícil, que logramos todos juntos y después de haber logrado aquel milagro todos pensamos que el año iría de otra manera, con otro objetivo, otro verano y las circunstancias han sido completamente opuestas. El comienzo está siendo bastante duro.

Por seguir un poco el orden cronológico, ¿tú, como capitán del equipo, cómo viviste la pretemporada?

Ha sido una pretemporada difícil, complicada, bastante atípica. Se ha hablado de todos menos de fútbol y las pretemporadas, que es para hablar de fútbol, conocer a los compañeros nuevos…Hemos estado ocho días concentrados prácticamente los mismos del año pasado, sólo nuevo era el cuerpo técnico y al final se fueron. Hubo cambios en la dirección deportiva, cambios estructurales en el club, fichajes de última hora…Ha sido un verano bastante jodido pero no nos vale de excusa. Se han dado esas circunstancias que nadie las quería. Tanto el club, como los jugadores y la afición teníamos otras metas y al final la que manda es La Liga y nos han hecho estar de esta manera.

“El otro día fue lamentable el primer tiempo que hicimos y eso no se puede volver a repetir. Esta semana ante nuestra afición tenemos que dar la cara”

¿Tanto ha afectado todo lo ocurrido para que el equipo aún no haya ocurrido?

Repito que no nos puede servir de excusa para el comienzo tan malo que estamos teniendo, pero está claro que todo afecta. Hasta el último día no han llegado varios jugadores, otros importantes con contrato no se han podido inscribir y han tenido que salir con la Liga comenzada. Varias cosas se han hecho mal y nos han tenido con la incertidumbre, con la incógnita…y en ese aspecto nos hemos debilitado porque era gente importante para nosotros. No hemos tenido tampoco pretemporada con el grupo, ni con el míster, que a pesar de que lo conocemos pero los nuevos no han tenido ese tiempo para conocerlo y trabajar con él. Nuestras primeras cuatro o cinco jornadas nos han servido de pretemporada para ir buscando todo, y aún estamos en ella porque nos está costando mucho, los resultados están siendo bastante negativos y estamos aún en el camino.

¿Habías vivido algo así alguna vez en tu carrera?

No. He vivido muchas cosas y circunstancias pero el tema del límite salarial viene más de los últimos años y nunca había estado en un club con esta situación tan complicada. Hace unos años viví, no de primera mano, tuve compañeros que vivieron una situación parecida en el Recreativo de Huelva. Firmaron y se quedaron sin ficha por este mismo tema y se tiraron seis meses entrenando sin poder jugar.

Pasan los partidos y el equipo sigue sin reaccionar. El otro día en Granada ¿crees que se tocó fondo? ¿Puede ser un punto de inflexión?

Debería de serlo. No es que no tengamos margen, porque la Liga es muy larga, ya quedó demostrado el año pasado, pero lo que sí hay que hacer ya es cambiar la actitud y la dinámica y, sobre todo, los resultados. El comienzo está siendo malo, negativo en resultados, en juego, en todo. No estamos dando nuestra mejor versión y no nos podemos escusar. El otro día fue lamentable el primer tiempo que hicimos y eso no se puede volver a repetir. Esta semana ante nuestra afición tenemos que dar la cara, demostrarles quienes somos y que estamos aquí. Ellos seguro que nos van a ayudar cuando nos vean.

Tú lo viviste desde el banquillo. ¿A qué crees que se debió la actitud del equipo, sobre todo en la primera parte, como dijo tanto Sandoval como tus compañeros en zona mixta?

Entras en una dinámica negativa, mala de resultados, y el equipo ahora mismo cualquier golpe lo acusa mucho. El otro día nos meten el gol a los cinco minutos y el equipo se desconecta, no es que el compañero no quiera, ni falta de actitud, ni que los jugadores, al contrario de lo que se habla por ahí, salen al campo a perder ni tonterías como se están diciendo. Los jugadores están comprometidos, está claro que no están dando su mejor nivel, ni su mejor rendimiento. En situaciones adversas no estamos sabiendo jugar, estamos aprendiendo a ser un equipo fuerte, sólido, un equipo que sepa reaccionar ante las adversidades y, todo eso, nos está costando mucho.

“Tenemos que mirarnos unos a otros y no mirar hacia el costado, hacer autocrítica, mirarnos el ombligo y saber que cada uno no está dando lo mejor de sí”

Si el equipo entrena bien, porque lo hace, ¿a qué se debe que luego eso no se vea sobre el campo?

Tienes un guión de partido, trabajas al rival, sabes sus deficiencias y virtudes, al igual que las nuestras, las semanas de trabajo son buenas pero en los partidos no lo estamos reflejando. En algunos partidos sí hemos dado el nivel, pero está claro que en varios partidos ha habido errores de concentración, errores de grupo, muy graves, como en Málaga, que se han dicho, se han trabajado, pero el equipo está fallando. Es una cadena de errores, y es el momento de estar todos juntos, unidos de la mano y tirar para adelante. Tenemos que mirarnos unos a otros y no mirar hacia el costado, hacer autocrítica, mirarnos el ombligo y saber que cada uno no está dando lo mejor de sí, que puede dar muchísimo más en beneficio del grupo. Cuando todos den ese porcentaje de más el equipo va a dar el nivel y va a rendir, yendo todo mucho mejor.

El domingo se vio una larga charla entre técnico y vosotros, donde muchos tomásteis la palabra. Personalmente, ¿crees que esa reunión ha servido para dejar las cosas claras en el vestuario?

Sí. Soy partidario de hablarlo todo, somos un grupo, una familia, y tenemos que llevarnos bien. Lo importante, cuando no te gusta una cosa, es decirla a la cara, pero, sobre todo, para mí lo más importante es que el que tienes al lado lo acepte, haga autocrítica y diga pues sí. Yo, que estoy aquí contigo, voy a querer siempre lo mejor para ti, y si tú no estas bien un día te voy a tirar de las orejas y también de la mano para que el próximo día estés mejor. Pero claro, entramos en dinámicas malas en las que yo te tiro de las orejas, tú te enfadas conmigo, no lo aceptas, ahí es donde pueden venir los problemas. Por eso siempre es bueno hablar, buscar los problemas, ayudarnos, hacer autocrítica y, a partir de ahí cogernos de la mano todos y tirar para adelante.

“Después de tirar de las orejas a la gente espero que el cambio se vea reflejado desde el minuto uno”

Tras esa charla, ¿cómo ha vuelto el equipo al trabajo?

Sí, porque como siempre digo después de los palos vienen las reacciones. El otro día fue un palo gordo, para todos, porque fue un partido desastroso en el primer tiempo, otro partido que pierdes y una imagen que no nos gustó. Después de tirar de las orejas a la gente, esta se pone un poco el mono de trabajo en ese aspecto. Espero que esta semana se vea reflejado en el campo desde el minuto uno.

“A la afición le podemos pedir poco. En estos momentos está desesperada, jodida y triste, y lo único que quiere es venir, ver a un equipo con compromiso, actitud, ganas y que lo de todo”

¿A Sandoval como lo ves?

Está tocado igual que todos los jugadores, si alguien no lo estuviera…Nadie creo que no esté sufriendo por la situación. Los que llevamos más tiempo aquí sufrimos bastante el año pasado y para nada queremos estar este año en la misma situación desde el principio. El día a día es incómodo, las semanas son más largas y al final, para todos, es jodido y duro, el día a día con la familia también. Todos queremos salir de esta situación y el míster es uno más, es la cabeza de este barco, y está tocado. Su equipo no respondió el otro día como el quería, no dio la imagen que quería y, al igual que nosotros, se fue a casa triste. Pero lo que hay que hacer es buscar soluciones, seguir trabajando y que el sábado cambiemos la imagen y los resultados, que es lo más importante.

Como capitán ¿qué le dirias a la afición, sobre todo de cara al choque del sábado ante el Almería, donde una vez más necesitais su apoyo?

A la afición le podemos pedir poco. En estos momentos está desesperada, jodida y triste, y lo único que quiere es venir, ver a un equipo con compromiso, actitud, ganas y que lo de todo. Después se podrá ganar, empatar o perder, pero la entrega no se negocia. El sábado desde el calentamiento la gente lo tiene que ver. Cuando le demos un poco la gente nos va a dar, como han hecho siempre, por lo que tenemos que volver a crear ese clima que creamos el año pasado. Ellos son importantes, los puntos no se pueden escapar de aquí ya que la salvación pasa por sumar de tres en tres en casa. No me gusta el ambiente que se ha vivido esta semana, el clima, el entorno, lo que se está hablando, y todo eso genera mucha incertidumbre y problemas. Ahora es momento de estar todos más juntos si cabe, como el año pasado, y tirar para adelante.

¿Qué opinas del Almería?

Viene de una dinámica buenísima, de ganar tres partidos, que le ha costado arrancar pero lo ha hecho ya con estas victorias y que vendrá con mucha moral y ganas. De todas formas lo que me preocupa y nos tiene que preocupar es nosotros mismos. Si nosotros estamos bien daremos el nivel como hemos hecho en otros partidos, pero tenemos que recuperar nuestra identidad y solidez, recuperar nuestras credenciales.

Más casi que en el Almería tendréis que fijaros en vosotros y que no pese la situación actual y la ansiedad por conseguir esa primera victoria…

Tenemos que saber jugar con ello. Ellos saben que tenemos ansiedad, que el público, si el equipo no responde a la más mínima,  se puede dar la vuelta y todo eso ellos lo saben. No tenemos que permitir eso, tenemos que combatir con actitud, ganas, garra, tenemos que darlo todo el sábado y volver a hacer esa bonita comunión entre todos, equipo, técnico y afición, para de la mano poder celebrar esa primera victoria y recuperar la confianza.

Para terminar, a nivel personal comenzaste como titular y poco a poco has ido perdiendo minutos. ¿Cómo te encuentras?

Bien, contento, con ganas de poder ayudar de nuevo al equipo. Somos 25, todos estamos bien, no hay lesionados y el míster es el que manda. Busca soluciones y lo mejor para el equipo y ahí estamos. Ojalá me toque jugar el sábado y si no me toca, animaré al equipo desde donde sea, el banquillo o la grada. Todo el mundo tiene que sumar, desde dentro o desde fuera, y cualquier grano de ayuda va a venir bien a los compañeros.

Compartir

Dejar respuesta