Noticia: Jaime Pastor | Foto: Fran Pérez

El Córdoba CF empató ante el Real Oviedo fuera de casa y ve más cerca el descenso. Solo las matemáticas, para los más optimistas, salvan al conjunto blanquiverde. Cambió la alineación con Andrés como único punta, algo que no funcionó. Los errores de toda la temporada vuelven a repetirse y dejan al equipo de Navarro en fuera de juego.

Errores de inicio

Poco tardó el equipo blanquiverde en ir por detrás en el marcador. En concreto dos minutos. Y poco tardó en ampliar diferencias, seis minutos después. Quizás sean los ocho minutos que mejor definan la temporada del Córdoba CF. Desconcentración, intensidad o brazos bajados antes de tiempo son posibles diagnósticos para saber qué le pasa a este club.

Hubo un claro error de comunicación entre defensa y portero, entre Menéndez y Lavín. Empezar y encajar casi sin poder colocarte en el campo. Es la imagen perfecta que explica la situación que el Córdoba CF lleva encima desde el inicio de campaña. Encajar goles seguidos en poco tiempo. Le pasó en el primer partido de la temporada en casa frente al Numancia y le ha vuelto a pasar en Oviedo. Y así durante muchas jornadas que le hacen ser el peor equipo de la categoría.

Si alguien quiere quedarse con algo positivo de este partido es, quizás, la capacidad de reacción que tuvo tras el descanso e ir perdiendo 2-0. Sacó orgullo, garra y dignidad. Lo que le lleva faltando buena parte del año y lo que hace que esté a un paso de salir del fútbol profesional. Es así de duro y así de sencillo.

Margen agotado

Quedan siete jornadas y son 21 puntos en juego. El Córdoba CF está a 12 de la salvación. Matemáticas y nada más. Y, aún así, tampoco: por sensaciones, datos, demostración en el verde y ganas. Es cuestión de jornadas que el equipo certifique su descenso a una categoría en la que no estaba desde la 2006/07. El último encuentro en segunda b fue en el play off de ascenso ante el Huesca el 24 de junio de 2007.

Ahora le toca recibir al Real Zaragoza, otro equipo que ni mucho menos está salvado. Después es el partido del Reus (con tres puntos seguros) y posteriormente viajan a Gran Canaria. Les quedan partidos contra clubes que se juegan la vida (para bien o para mal) y solo el orgullo, o la dignidad, pueden maquillar una de las peores temporadas que se recuerdan, incluso peor que la de primera división.

Compartir

Dejar respuesta