Noticia: José Correa | Fotografía: Nacho Zafra |

El Córdoba CF realizó en la mañana de este jueves el penúltimo entrenamiento previo al duelo que el sábado les enfrentará al Cádiz, una de las cuatro finales que les restan de cara a esa lucha por la permanencia.

En la suave sesión de poco más de una hora de duración, algo habitual cuarenta y ocho horas antes del partido, estuvieron ausentes los lesionados Domingo Cisma y Héctor Rodas, al igual que Carlos Caballero que, al igual que ayer, se ha ausentado por motivos personales. El resto todos disponibles, incluyendo a los jugadores del filial Javi Galán, si se le puede ya considerar como tal, Marc Vito y Esteve, que cubría la ausencia del centrocampista madrileño.

En una sesión más dirigida al aspecto táctico se pudieron sacar algunas conclusiones en la misma. Respecto al once parece claro que poco variará respecto al que venció el sábado al Reus. La principal, y puede que única novedad, puede que sea esta vez sí la vuelta al once de Juli, en detrimento de Pedro Ríos, una vez superadas sus molestias. El resto en principio el mismo once, incluyendo a Piovaccari, a pesar de que Rodri fue el autor del gol de la victoria.

Otra de las cosas que se pueden sacar de la sesión en la incidencia de Carrión en la entrada de los laterales por banda y la intención de los extremos de buscar el interior y la espalda de la defensa gaditana. Esa parece ser la carta que jugará Carrión para derribar el muro cadista el próximo sábado. Buena parte del ejercicio táctico del equipo estuvo dirigido a ello. En las bandas, punto fuerte del Cádiz, parece que estará buena parte de la lucha el sábado, de ahí que Carrión busque sorprender con este movimiento de los extremos buscando el centro y una superioridad en esa zona.

Mañana, ya a puerta cerrada, el técnico terminará de perfilar tanto el once, que como decimos pocas novedades presentará, como la forma de llevarse tres puntos que se antojan vitales de cara a la permanencia.

Compartir

Dejar respuesta

Current ye@r *