Como cada dos semanas (3-1)

0

CRÓNICA: Nacho Serrano |

Los blanquiverdes pierden en Anduva a pesar de adelantarse merced a un tanto de Armando. Uli Dávila tuvo el 0-2, pero perdonó con todo a favor. El Mirandés remontó antes del descanso y luego no sufrió.

Es algo que escapa a toda lógica y se repite cada dos semanas. El Córdoba de Pablo Villa no arranca lejos del Nuevo Arcángel. Y es que aunque ganó en su estreno como foráneo en Riazor, no ha vuelto a repetir signo desde entonces. Tres meses en los que la Cara B del cuadro califal no ha hecho sino acrecentarse.

Se llegaba a la cita de Miranda en plena espiral positiva y de confianza tras haber cosechado dos buenos resultados ante Alcorcón y Hércules, respectivamente. Sabido es que la plantilla blanquiverde sí responde en casa, donde se ha erigido como el mejor local. Pero, por eso, cuando el calendario dicta que hay que cambiar el escenario, la semana se llena de preguntas y declaraciones semejantes.

Así, desde Xisco hasta Saizar, pasando por el propio técnico cordobesista, no dudaban en justificar el mal rendimiento como visitante basándose en la igualdad que existía en la categoría. Lo cierto es que la tendencia fuera sigue a la baja, por lo que los números como local deberían mantenerse en lo más alto para poder repetir el play off que se disputó hace dos años.

Lo de hoy en Anduva ha repetido mucho de los patrones blanquiverdes de lo que va de temporada fuera del cobijo cordobés. Llegados al lugar con la baja de última de hora de Xisco, tocaba reinventar el once dejando a Uli Dávila como referencia atacante para darle entrada en el mismo a Pelayo, totalmente recuperado de su lesión muscular. Y la tarde arrancó con buenas sensaciones, pues lo de Pablo Villa decidieron pisar con firmeza y se hicieron acreedores del balón desde el inicio.

De esta guisa llegaron las primeras ocasiones cordobesistas. Uli Dávila ya avisaba en el minuto 4 de lo que podía ser la tarde, pero no logró conectar con la portería defendida por Jiménez. Así, y tras asediar al cuadro local, Armando haría el 0-1 tras rematar a la red un saque de esquina. Era el minuto 13 y todo se ponía de cara. Pero todo partido tiene un punto de inflexión. Y este volvió a firmarlo Uli quien, con todo a favor y después de haberse deshecho del portero, perdonó tres minutos después lo que era el 0-2.

Desde entonces, lo que era prácticamente la sentencia se convirtió en el epílogo blanquiverde en el choque. Sin saber por qué y sin razón aparente, el equipo de Pablo Villa desapareció, permitiendo que Pablo Infante obrara la igualada en el minuto 28 y Mújika la remontada al filo del descanso.

Tras la reanudación se esperaba reacción, pero a efectos de análisis la crónica podía haber quedado en blanco. Teniendo en cuenta lo mostrado por el Córdoba de la segunda parte, claro. Y es que donde se buscaba insistencia o intensidad se encontró rendición. A pesar de intentarlo dando cabida a Pedro en lugar de Fran Cruz y cerrar con tres, lo más destacable estuvo en el debut de Juan Guerra en partido oficial. Nada más.

El Mirandés no sufrió. Se mostraba cómodo en el manojo de nervios en el que se había convertido el conjunto albiverde. Fruto del mismo, Armando veía la cartulina roja tras una acción totalmente absurda que provocará un daño colateral en la próxima semana, pues tanto el motrileño como Bouzón se perderán el duelo ante el Barça B de la siguiente jornada por sanción.

El Córdoba había dejado de respirar hacía tiempo, por lo que los locales aprovecharon y maquillaron al alza el marcador poco antes del final. El que fuera objeto de deseo blanquiverde en verano, Juan Muñiz, haría el tercero tras convertir un penalti conceido por Pérez Pallás.

Con todo finiquitado, solo quedaba una certeza: la historia se repite y obliga a no fallar en casa. Como cada dos semanas.

 

FICHA TÉCNICA:

 

CD MIRANDÉS: Jiménez; Iván Malón, César, Gaspar (Flaño, 31’), Reina; Nagore, Lucena; Iriome, Pablo Infante (Muñiz, 44’), Mújika (Barahona, 67’); Martínez

CÓRDOBA: Saizar; Bouzón, Armando, Fran Cruz (Pedro, 64’), Raúl Bravo (Samuel, 74’); Abel, Caballero; Pacheco, Pelayo (Juan Guerra, 78’), López Silva;  Uli Dávila

ÁRBITRO: Pérez Pallas, del Colegio Gallego amonestó a César e Iriome por parte local, y a Raúl Bravo, Pacheco, Iago Bouzón Pelayo y Armando (este por partida doble, provocando su expulsión), en el bando visitante.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de la Liga Adelante, celebrado en Anduva ante más de 4000 espectadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí