Jugando con fuego, el Córdoba se quemó

0

Crónica: Ángel Ortiz / Foto: Fran Pérez

Empate peligroso que sitúa a los andaluces a dos puntos del descenso y deja  a los gallegos fuera de play-off. Díficiles de entender los cambios de Albert Ferrer. La afición, muy crispada, exigió la marcha de Carlos González a la conclusión del encuentro.

Mucho deberían cambiar las reglas de fútbol para emular a las del boxeo en las que a falta de un vencedor por KO (o gol), le otorgasen el triunfo al mejor por puntos (u ocasiones). Similares características tiene este Córdoba CF. Desde la llegada de Albert Ferrer al banco, el estilo albiverde ha dado un giro drástico. La pelota no quema. Sin embargo, no hay claridad en las transiciones ni fluidez en el juego, lo que dificulta tener ocasiones claras de gol, sumado a ello una fragilidad defensiva preocupante.

En el deporte rey, el gol lo es todo. Alegrías, penas, rabia, euforia… Emociones que hace tiempo el seguidor andaluz dejó de tener. En el tintero quedan algunas pinceladas de Xisco y López Silva, pero este conjunto perdona en el área rival y esta circunstancia dificulta acechar cualquier atisbo de mejora.

Sorpresa titular

El técnico califal decidió salir con un once, a priori, con buen trato de balón y claramente ofensivo. Campabadal y Juanlu se cayeron para dar cabida a Gunino y Pedro. En el centro del campo, dos pivotes creativos. Abel Gómez y Pelayo. La nota a reseñar fue el retorno del rey, Xisco, al equipo titular. Dos semanas consecutivas en el banco han bastado a Ferrer para entender que, a pesar de las críticas en su juego, el balear es, de largo, el mejor delantero del plantel califal.

A pesar de la buena predisposición, no hubo sintonía. Las notas desafinaban al no tener la batuta adecuada. El cuadro lucense se bastó con estar ordenado en defensa. A diferencia del choque de la semana pasada en el que los amarillos salieron a presionar desde la línea de ataque, los gallegos dejaron hacer a los locales, quienes de forma parsimoniosa, lenta e irregular llevaron la iniciativa.

Lento dominador

López Silva, desde el enganche, no pudo hacer suya la fantasía que le caracteriza. El jugador onubense se pierde jugando desde la mediapunta y busca cualquier excusa para acercarse a la siniestra. Lugar en el que se ubicó Pedro; el alicantino retornaba a la titularidad y Ferrer le desplazó hasta banda izquierda para abrir el campo. Buenas intenciones del interior, pero poco resultado. Aun así, el cuadro andaluz dispuso de ocasiones para adelantarse en el marcador.

Transcurridos los primeros diez minutos, Pelayo en el interior del área grande, libre de marca, se abre para rematar el centro de Abel, pero, incomprensiblemente, su lanzamiento se marcha muy desviado. El propio capitán, minutos después, sería el protagonista de una nueva jugada a balón parado. Internada de López Silva que detiene en falta Prieto, el saque de la misma obliga a José Juan a despejar a córner. Se mascaba el gol, pero la falta de acierto mantenía la igualada.

Tuvo que ser la conexión entre un virtuoso, López Silva, y un regateador de antaño, Nieto, quienes dispusieran de la más clara de los primeros cuarenta y cinco minutos. Tuya mía entre ambos que provocaron la desidia en la grada. López Silva, solo ante el portero, no acertó. Y como no podía ser de otra forma, Saizar tuvo que erigirse como protagonista antes de decretar el colegiado el descanso. Error de Samu de los Reyes que no acierta a medir y permite que Víctor Díaz recoja en la frontal el esférico y, sin pensárselo, dispara con todo al primer palo y el meta vasco reaccionó para salvar el gol rival.

Buscando el partido a partido

La tranquilidad, calma y poca intensidad prosiguió en la segunda mitad. A falta de fútbol, no se encontró la fuerza suficiente para meter la presión arriba y obligar a los lucenses a no salir de su área. Si durante la primera parte, el Córdoba CF tuvo oportunidad para perforar la portería, en la segunda, un jugador del filial logró materializar la única ocasión. Abel Gómez encontró el hueco suficiente entre los dos zagueros y Mendi, que acababa de entrar, con mucho coraje remató haciendo las delicias de los presentes.

Con este cambio, Albert Ferrer echó el equipo atrás. Primero Abel y luego Pedro dejaron el terreno de juego y en su lugar Luso Delgado y Fran Cruz ocuparon el centro de campo albiverde. No obstante, y a pesar de las demarcaciones, el Córdoba CF no supo controlar el partido. De tal manera, el cuadro de Quique Setién plasmó una realidad cuando, a falta de pocos minutos para el pitido final, Víctor Díaz logró el empate en un continuo fallo defensivo. El tanto no despertó a los andaluces, quienes se mantuvieron pasivos hasta llegar final del encuentro entre una sonora pitada exigiendo la marcha del presidente de la entidad.

FICHA TÉCNICA
Córdoba CF: Saizar; Gunino, Iago Bouzón, Raúl Bravo, Samu de los Reyes, Abel Gómez (Luso Delgado, min. 64), Pelayo, Nieto, Pedro (Fran Cruz, min. 76), López Silva y Xisco (Mendi, min. 61).
CD Lugo: José Juan; De Coz (Pablo Sánchez, min. 55), Víctor Marco, David Prieto, Manu; Pita, Seoane, Víctor Díaz, Álvaro Peña (Iago Díez, min. 71), Iván Pérez (Sergio Rodríguez, min. 65) y Rennella.
Árbitro: José María Sánchez Martínez, mostró tarjeta amarilla por parte local a Pedro (min. 47), Samu de los Reyes (min. 53) y Raúl Bravo (min. 88), mientras que por parte visitante a David Prieto (min. 28).
Incidencias: Jornada 30ª de la Liga Adelante en El Arcángel ante 8.864 espectadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí