Jugar a videojuegos previene la demencia, según los últimos estudios.

El mundo de los videojuegos no tiene un objetivo meramente lúdico. Va más allá. Además de pasar tardes de diversión, también ayuda a nuestro cerebro a ponerse en forma. Nos hace pensar, reflexionar, escoger la mejor estrategia… Situaciones que mejoran nuestras funciones cognitivas y permiten ejercitar el órgano rey de nuestro organismo.

Y no son únicamente conjeturas. Se ha demostrado que jugar a los videojuegos, además de mejorar estas funciones, previenen enfermedades neurodegenerativas como la demencia o el Alzheimer. Una enfermedad que, según las previsiones, podría afectar a más de 150 millones de personas dentro de pocos años.

Los motivos de este incremento se deben a una mala alimentación, exceso de estrés, falta de sueño o vidas sedentarias. La pandemia cotidiana del siglo XXI que debemos erradicar.

No todo es blanco o negro

Prevenir este tipo de enfermedades (y muchas otras) es posible con simples cambios de rutina como dormir y descansar las suficientes horas o dejar de lado alimentos con tóxicos. Sin embargo, dentro de la salud no podemos dejar de lado la salud mental. Para estimularla y mantenerla en forma, los videojuegos parecen tomar un papel protagonista.

Según el Wall Street Journal, los juegos digitales como juegos arcade, de ficción, estrategia o simulación, además de otros tipos de juegos en línea que requieren centrar la atención en una estrategia concreta como el póker, la ruleta o las tragaperras online, son capaces de mejorar las funciones cognitivas del cerebro como la atención, la memoria o la perfección.

Juegos que obligan de alguna manera a diferenciar y recordar diferentes figuras o patrones. Que promueven tomar decisiones rápidas y eludir ciertas distracciones para evitar pérdidas. Con ello queda patente que los videojuegos dejan de ser un mero objeto de entretenimiento para convertirse en una herramienta de ejercicio. En este caso, un ejercicio mental.

READ  Los Baltimore Ravens ajustan su programa de acondicionamiento fuera de temporada en un esfuerzo por reducir las lesiones

La ciencia se pronuncia

Un estudio realizado por una prestigiosa Universidad de Iowa, señaló que las personas que juegan a este tipo de videojuegos tiene con mayor medida la mielina presente hasta la vejez. La mielina es una capa que aísla los nervios del cerebro y la médula, fomentando la transmisión neural. Con el paso de los años esta capa se desgasta y es cuando aparecen las pérdidas de memoria o la famosa “mente nublada”.

Pero hay más: Un informe de la revista The Lancet, señaló que casi la mitad de casos con demencia podría haberse prevenido cambiando el estilo de vida.

La OMS está financiando varios estudios para tratar de averiguar más sobre la relación entre los videojuegos y la demencia. Videojuegos que, según los resultados hasta el momento, mejoran procesos como la memoria y la atención. Claves en la enfermedad del Alzheimer.

El NIA también se encuentra financiado un estudio donde se han invertido más de 7 millones de dólares para conocer más datos sobre este hecho y al final y al cabo, mejorar la calidad de vida de la población mundial.

Quizás sea el momento de dejar de pensar que los videojuegos son cosas de niños y regalar a nuestros seres queridos de mayor edad, videojuegos con los que ejercitar su mente de manera autónoma, divertida y diferente.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

CORDOBESISMO.COM ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
Cordobesismo