Las cinco claves de la victoria del Córdoba CF en Tenerife

0

Noticia: Rafa Aranda | Fotografía: LFP

El Córdoba CF asaltó Tenerife, y lo hizo realizando uno de sus mejores encuentros de la temporada. El equipo llegaba en situación límite, con el técnico Curro Torres en la cuerda floja, y totalmente necesitado de sumar. Parecía difícil vista la trayectoria, pero el CCF se rehizo y demostró que la plantilla tiene capacidad para más de lo que ha demostrado. Algunas claves explican la mejoría de los blanquiverdes esta jornada.

Primera victoria fuera de casa, primera victoria en 2019 y a cinco puntos de la salvación. Todo eso únicamente con lo sucedido en el Heliodoro Rodríguez López. De ninguna manera fue una victoria cualquiera, los tres puntos son de mucho peso y en la situación actual blanquiverde valen oro. Lo repetían por activa y por pasiva los jugadores en cada zona mixta, que con dos victorias todo se vería diferente. Con una, la fe y la esperanza en la salvación han aumentado considerablemente, pese a ser un reto importante y seguir metidos en descenso. Ahora toca darle continuidad contra el Granada a las siguientes claves.

Incidencia directa de los fichajes en defensa

Sin duda, era esencial acertar en los movimientos del mercado invernal. El equipo no había demostrado en el primer tramo de temporada indicios de poder salvar el año de nuevo. Por ello, como ha afirmado reiteradamente Berges en las presentaciones, se buscaba más contundencia y solvencia.

Basta con observar el anuncio del club para ver esa incidencia, esto es, Miguel Flaño se convertía en cuarto capitán del club, con apenas dos semanas en el Córdoba CF. Precisamente, el central procedente de Osasuna peinaba al primer palo un córner para dejársela a placer a Chus Herrero. Solo Flaño ha sido titular en estos dos partidos, pero en Tenerife ambos dieron otro aire, con una seguridad importante. Claves en el primer gol, estuvieron acompañados por Álex Menéndez, que tiene pinta que ya se ha adueñado del lateral izquierdo. Pese a sufrir alguna que otra vez en la segunda parte ante Suso, Menéndez demostró en su debut que debe ser un pilar. Tuvo cabalgadas por la banda y buen manejo de balón, además de atreverse con llegadas a línea de fondo y centros laterales. Junto a Muñoz, Loureiro y Lavín, los seis futbolistas del esquema defensivo consiguieron mantener la portería a cero.

Bodiger acompañado de Aguado en el pivote

Con la baja de Bambock, el club buscaba un hombre que aportase otras cosas en el centro del campo, algo huérfano de seguridad desde la salida de Edu Ramos. Vallejo ya había dejado muchas dudas en encuentros anteriores. Por ejemplo, en Soria, donde el equipo encaja goles por errores individuales suyos, o contra el Albacete cuando Zozulya se le adelanta en su último gol. En Tenerife, el pivote quedó fuera de la convocatoria. El hombre responsable de dar el equilibrio iba a ser Bodiger. Esta vez, con un pivote mucho más ofensivo, el Córdoba gozó de mayor protagonismo en el medio una vez lograba zafarse de la presión alta de los locales.

Bodiger estuvo acompañado de Aguado, que salía de lesión. Juntos lograron iniciar los ataques del Córdoba por el medio, con el francés atreviéndose incluso con desplazamientos largos poco habituales en el equipo. Además, se le vio mucho más adaptado sin llegar tarde como contra el Albacete. Cuando salió Blati Touré, se vio mucho más desahogado en labores defensivas.

Cambios acertados y a tiempo de Curro Torres

El juego, las sensaciones y el resultado mostraron que el planteamiento inicial de Curro Torres fue más que acertado. El técnico se la jugaba por completo. Discutido por la afición, y pese al respaldo público del club, es un secreto a voces que tampoco gozaba de muchas oportunidades. No se podía descartar su destitución en Tenerife en caso de derrota humillante. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, Torres cogió aire con un partido muy bien planteado.

Lejos de meterse atrás, pese a los lógicos sufrimientos de un equipo en descenso frente a un Tenerife de mucha calidad, el Córdoba hizo un partido mucho más aseado. Con balón y sin él, se le vio más seguro en lo que hacía, y en la primera mitad gozó de las mejores oportunidades. Tras aguantar la ventaja hasta el descanso, los fantasmas de los dos anteriores encuentros asomaban. Sin embargo, Miguel de las Cuevas lo dijo en zona mixta, que el equipo salió sin complejos y a disfrutar. Curro Torres vio que el equipo empezaba a necesitar más fuerzas en el medio y la entrada de Blati Touré dio muchísimo aire. También acertó con la entrada de Jaime Romero por Andrés, bastante desacertado, y el extremo provocó la falta del segundo gol. El tercer cambio fue obligado por lesión, pero Quintanilla estuvo fino en el tiempo que estuvo.

El liderazgo de Miguel de las Cuevas

“Me siento con responsabilidad, ambición y hambre de intentar marcar y ayudar al compañero. Que esta racha no pare porque luego hay años que tiras y no marcas y parece que este año ha cambiado”, afirmaba el goleador en zona mixta. Sin duda, uno de los grandes refuerzos del extraño mercado veraniego ha sido Miguel de las Cuevas. El alicantino tuvo que coger la forma, y ya con ella es sin duda el líder del ataque blanquiverde.

Ocho goles suma ya De las Cuevas como blanquiverde, siete de ellos en liga, igualando a Federico Piovaccari. Ahora que el italiano está lesionado y ha abandonado la titularidad, Miguel de las Cuevas es el hombre llamado a marcar las diferencias. Y lo está haciendo. Mientras el ex de Osasuna brille, le irá bien al Córdoba.

Compromiso de todo el equipo

Por último, la victoria no se podría haber conseguido sin el compromiso y el rigor táctico de todos los que estuvieron sobre el césped. Es algo que se le venía pidiendo a los jugadores semanas atrás. Es decir, algo de orgullo a la hora de defender la blanquiverde. La afición valora más a un jugador que lo deje todo en el campo que a uno que haga un par de bicicletas pero no baje a defender. Eso se vio por fin en Tenerife, y si se pudo hacer una vez se debe hacer siempre.

Andrés Martín no fue el mejor futbolista del Córdoba CF el sábado. De hecho, se le vio poco y perdió muchos balones. Pero probablemente seguirá en el once, porque cuando sí está acertado es decisivo y porque su actitud es irreprochable. Jugaba de banda derecha, pero cuando Bodiger o Aguado presionaban alto y tardaban en recuperar posición, el canterano era quien se sacrificaba para cerrar por dentro y tener luego que ir a ayudar a Loureiro.

Otro ejemplo es Carrillo, que tan solo se le recuerda un disparo contra el Albacete y ninguno apenas en Tenerife, pero ya dijo en su presentación que no admitiría dudas en dejarse la piel. Trabajo incansable, bajando balones de todo tipo, dando tiempo a su equipo y presionando cuanto haga falta. Ese es el espíritu que se vio en los 14 jugadores que tuvieron minutos y que se debe prolongar para salir de puestos de descenso. La próxima prueba es contra el Granada, para que todo esto no se quede en una noche de inspiración.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí